Tuesday, July 5, 2011

Desde mi finquita - Parte 2


Dicen que cuando uno está apagado y deprimido, no le huelen ni las azucenas. Comenzar cualquier proyecto es parecido a levantar un camión lleno de piedras sin la ayuda de una grúa. Bajo esas circunstancias, la tendencia inicial es tirarse en un sofá para ver pasar la vida. El insomnio se convierte en un compañero nocturno y uno se levanta cada mañana como si hubiese recorrido un maratón. Dado mi problema de salud, me resulta difícil llevar a cabo muchas de las actividades que antes acostumbraba realizar. Si bien leo la Biblia y oro diariamente, como quiera el tiempo me sobra. A esto debo añadir que no me gusta ver mucho la televisión. Mi familia dice que yo veo la televisión a través de los párpados. No importa lo interesante que sea un programa, me quedo dormida a los quince minutos. Constantemente, yo le preguntaba a Dios sobre lo que se suponía que hiciera con el tiempo que me sobraba. La respuesta era el silencio. Así seguí hasta que un día, como ya expliqué, mi una de mis hijas me introdujo al juego de Farmtown.

En un principio, la idea de jugar Farmtown  me lució descabellada. Pero no tenía otra opción para invertir mi tiempo. Mientras jugaba (y usted pensará que estoy loca), hablaba con Dios. Enumero a continuación los resultados de esas conversaciones iniciales: 

1.  Nada en la vida permanece estático. Todo está sujeto a cambio. Lo único que no cambia es Dios, quien es el mismo ayer, hoy y siempre. Por tanto, el CAMBIO es un valor que yo tenía que ponderar.
2.  Dado lo anterior, no me podía aferrar al pasado. Reconocí que tenía que reinventar mi vida. Descubrí que todo lo NUEVO tiene valor si está dirigido por Dios.  De hecho, recordé que cuando Dios interviene, todo lo hace nuevo (tierra nueva, cielos nuevos). Jesucristo dijo que Dios no pone remiendo nuevo en traje viejo. Yo estaba frente algo nuevo y eso me llenó de gozo. No era asunto del juego, sino lo que logré con ello. El juego me estimuló a comenzar este blog para compartir experiencias y conocimientos con gente que aún no conozco.

Mi buen lector, el mundo ha cambiado completamente. Es ilusorio pensar en el pasado. La globalización y la tecnología han transformado el mundo. Las organizaciones han adoptado una nueva cultura. Ya no se hace negocios como antes. No podemos ser ingenuos y esperar que los gobiernos y otras personas hagan algo por nosotros. Tenemos que confiar en Dios y aprovechar toda oportunidad que ponga en nuestras manos no importa lo ridícula o inverosímil que se vea.

En el siguiente segmento los llevaré a descubrir otros valores que le ayudarán a disfrutar de una mejor calidad de vida.

5 comments:

Janet said...

Seguiremos arando y sembrando en la finquita.

JOAN said...

Excelente mensaje!! Aunque es el mismo con el cual creci, siempre que te escucho decirlo me reafirmas que los valores que nos enseñaste son las mejores herramientas en nuestras vidas. Sigue adelante con tu blog!! Y que bueno que al fin te convenciste que nunca es tarde para tratar cosas nuevas.

Te amo! Tu hija, Joan

Pensamientos Positivos: tejiendo posibilidades said...

Oye eso de tener una actitud positiva ante los cambios de la vida es algo que me suena necesario a mi también. Gracias por el valor de compartirlo. Definitivamente estoy de acuerdo contigo, los tiempos y los adelantos tecnológicos nos llevan por nuevos rumbos, tanto a nivel personal como las instituciones sociales y religiosas.

Hay valor en aceptar el cambio como algo positivo y no resistirlo. Otra vez, gracias. Meditaré en ese valor hasta que me entre y genere nuevas posibilidades.

Un abrazo cálido,
Dámaris

Roberto Mena said...

¡Hey tía!

Cuando construía, cada vez que los obreros veían algún invento nuevo que los sorprendía siempre decían: "er blanco inventa, eh". Esta auténtica revolución de las comunicaciones no deja de maravillarme. Ahora eres una 'bloguera' y estos están cambiando el mundo. ¡A escribir se ha dicho!

Besos, zurdos todavía, desde Punta Cana,

Rober

Carmen Tere said...

Querida Ines,

Me gusta mucho tu blog. Ciertamente Dios es creativo y tambien transformador. A El le gusta el cambio y ha nosotros nos gusta el status quo. Es dificil descifrar lo que El persigue cuando provoca cambios en nuestras vidas. Pero como ya sabemos el siempre tiene la razon. Espero disfrutes tu nuevo proyecto y que a travez del mismo descubras nuevos horizontes.

Perdona que no pueda poner los acentos ortograficos en este comentario. Estoy usando la computadora de Amarilis y no se como esta cosa funciona.

Disfrutamos mucho al verlos hoy. Yo le dije a las nenas que aunque estamos viejos todos nos vemos muy bien. Ellas se murieron de la risa.
Nos mantendremos en contacto. Tal vez nos veamos en navidad.

Saludos a todos, Dios les bendiga,

Carmen Tere